En el plaqua que se descrubio leemos "Federica Montseny : escritor libertaria". Por seguro que la palabra "Anarquista" les habría arrancado los ojos ...

A la Federica no le gustaban mucho los honores, especialmente los republicanos ... El mejor homenaje que se le rindió ese día fue sin duda la docena de furgonetas de policías y el destacamento de poli que protegían la ventana del banco al lado de la ceremonia. Por casualidad que el fantasma de Federica vendría a unirse a la ceremonia. Hay que creer que, incluso muertos y enterrados bajo honores, el poder todavía tienen miedo a las anarquistas. El se siente obligado a organizar rituales de exorcismo para integrar estos demonios al panteón republicano y democrático.

Afortunadamente, hubo algunas voces para gritar en voz alta a todo este pequeño mundo:

ni monarquía ni república, ¡ viva la anarquía !

Federica presente !

un compañero de la CNT-AIT